Saltar al contenido

¿Como convertir una Asociación en Fundación?

7 julio, 2020
crear fundacion

¿Como convertir una Asociación en Fundación? Tipos, beneficios y fundaciones

Tipos de fundaciones

Los tipos de fundaciones se pueden agrupar en cuatro formas: personalidad, personas que las constituyen, interés contemplado y fin perseguido.

Veamos de qué trata cada una de estas formas:

Personalidad

En este grupo se encuentran las fundaciones que destinan parte de sus ingresos a un bien específico, lo cual puede ser permanente y que puede ser para un fin benéfico o cultural, encomendando dicha tarea a una persona ya constituida.

Personas que las constituyen

En un principio las fundaciones se definían como instituciones privadas que podían ser sometidas a las actuaciones del Estado, pero con el paso del tiempo este ha creado sus propias fundaciones en cumplimiento de la legislación que las rigen, permitiendo así la aparición de las fundaciones públicas.

Interés contemplado

El interés que lleva a la constitución de una fundación es muy importante, ya que este debe buscar un beneficio comunitario y no particular para su fundador o personas cercanas a él.

Podemos dividir este grupo en dos tipos de intereses: público y privado

En el caso de las fundaciones de interés público, el patronato o en su defecto la intervención estatal, velaban por el fiel cumplimiento de los fines por los cuales fue creada la organización, pero en la actualidad son otras disposiciones las que las regulan.

En el caso de las fundaciones de interés privado, hoy en día son prohibidas por la constitución española, a no ser que busquen fines de interés general, colectivo, que se definan concretamente y que se evidencie no ser intereses particulares.

Un ejemplo del último caso, son las fundaciones familiares que se creaban, pero que para la opinión pública se constituían con fines egoístas y no altruistas como hacían parecer.

Fines que puede tener una fundación

Según el fin que tiene una fundación, estas se clasifican en culturales, benéficas y laborales:

Fundaciones culturales

Este tipo de fundaciones se dedican a la promoción de la cultura, a través de la investigación científica, educación o cualquier otra técnica cultural y administrativa, que permita cumplir con sus objetivos, los cuales hacen sin ánimos de lucro.

Las fundaciones culturales se subdividían en fundaciones de financiación, fundaciones de servicio y fundaciones de promoción, pero al ser su régimen jurídico idéntico, se les denominó a modo general fundaciones culturales.

Fundaciones de beneficencia

Estas se dedican a satisfacer sectores que deben contar con necesidades físicas o intelectuales, como lo son la atención en asilos, hospitales, entre otros, regulado según el Real Decreto e Instrucción de 1899.

Las fundaciones de beneficencia son las que mayormente se constituyen y gracias a ellas se han conseguido durante décadas el cumplimiento de las metas de numerosas instituciones, sobre todo las relacionadas al área sanitaria.

Fundaciones laborales

Las fundaciones de este tipo se constituyen como parte de un acuerdo entre los trabajadores y las compañías, donde todos se comprometen para la creación de una o varias empresas en beneficio de los trabajadores y sus familias.

Además de los tipos de fundaciones ya mencionados, también podemos encontrar otras clasificaciones de fundaciones que debes conocer:

Eclesiásticas

Dentro del seno de la iglesia existen este tipo de fundaciones para realizar un fin en concreto de carácter eclesiástico, bien sea de culto por beneficencia, capellanía, fundaciones, etc.

Extranjeras

Las fundaciones extranjeras que se encuentran domiciliadas en España, están previstas en el Código Civil en su artículo 28, donde se reconoce su establecimiento y legalidad, otorgándoles la nacionalidad española, siempre que estas posean personalidad jurídica en cumplimiento de las disposiciones de dicho código.

Fiduciarias

Son fundaciones creadas por su fundador para fines a largo plazo, los cuales son indeterminados como la distribución de alimentos entre personas necesitadas, la cura de enfermos, etc.

Irregulares

Existen situaciones en las que las fundaciones se mantienen de manera irregular, ya que no terminan de obtener su personalidad jurídica por diversos motivos, y aunque tienen vinculación de los bienes a la finalidad fundacional.

Dicha vinculación en un principio es considera como válida, pero no tiene permitido su liberalidad para que los acreedores puedan embargar los bienes del donante, ni para que se apropien los gestores de su patrimonio.

crear fundacion

Beneficios fiscales de una fundación

Establecer una fundación tiene muchos beneficios, más allá de los que puedan disfrutar una colectividad genérica. En realidad hablamos de beneficios fiscales, como lo son la exención de impuestos, que además pueden beneficiar a terceros, mientras que estos realicen donaciones o aportes a la fundación.

Estos son los beneficios fiscales que disfrutan las fundaciones

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD)

Desde el momento en que se constituye la fundación, esta comienza a gozar de exención tributaria del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD), siempre que presenten el modelo 602 en la oficina liquidadora de la Agencia Tributaria o en la delegación territorial.

Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE)

Este tipo de impuesto se coloca de forma general sobre todas las actividades económicas, bien sea de carácter profesional, artístico o empresarial.

En el caso de las fundaciones, quedan exentas del pago de este impuesto durante los dos primeros años del inicio de sus actividades, así como aquellas que posean cifras de negocio inferior a 1 millón de euros y las que realicen investigaciones que hayan sido financiadas con fondos públicos.

Además, también quedan exentas quienes realicen actividades científicas, pedagógicas, asistenciales y de ocupación, enfocadas a las personas con discapacidad.

Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU)

La colocación de este impuesto se hace sobre el valor de un terreno que es de origen urbano cuando se transmite la propiedad del mismo, se constituye o se transmite alguno de sus derechos, durante el tiempo transcurrido desde que se  adquirió y la nueva transmisión, teniendo como referencia un máximo de 20 años.

Si se realiza la venta de un piso, placa, casa, etc., se tiene que pagar este impuesto a la entidad que lo vende, por lo que la constitución o trasmisión del derecho real con carácter oneroso, debe ser pagado por la entidad transmitente.

En el caso de las fundaciones, estas están exentas de dicho impuesto, siempre que el terreno en cuestión esté exento del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), así como en las transmisiones que sean a título lucrativo, mientras que la obligación tributaria sea hecha fuera de la fundación. Para estar seguro de este punto, lo más recomendable estar muy atentos a las ordenanzas del ayuntamiento.

Impuesto sobre Sociedades (IS)

Este tipo de impuesto se coloca a los beneficios que obtuvieron las distintas entidades, quedando exentas las fundaciones si dentro de su finalidad estatutaria está definida como su actividad propia y donde no se está haciendo ningún tipo de explotación económica.

Pero si la actividad no se encuentra dentro de su finalidad legal y existe explotación económica, se deberá pagar el impuesto en un 10%.

Sin embargo, las fundaciones tienen la obligaciones de declarar siempre este impuesto, incluyendo la totalidad de las rentas, así hayan estado exentas de tributación.

Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO)

Todas las construcciones, obras o instalaciones que se realicen, requieren de una licencia, la cual le corresponde al Ayuntamiento expedirla, por lo que es colocado este impuesto para su tramitación.

Si una fundación promueve de manera directa una obra, construcción o instalación, disfrutará de una bonificación del 65% del impuesto, si esto se está haciendo en un terrero que haya sido calificado urbanísticamente como equipamiento y que está destinado a alguna de estas áreas comunitarias:

  • Instalaciones para congresos, centros religiosos, templos, salas de reuniones, exposiciones, salas de uso comunitario o social, anexos deportivos y recreativos
  • Centros geriátricos privados o públicos, centros de expansión o recreo, centros sanitarios asistenciales, cementerios
  • Centros educativos privados o públicos
  • Campamentos, balnearios y otros lugares turísticos no residenciales

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Cuando una organización está exenta del pago del IS, no está establecido que también deba estar exento del pago del Impuesto sobre el valor añadido (IVA), pero en el caso de las fundaciones, estas no deben pagarlo, ya que su fin está dedicado a actividades de carácter social, como lo son:

  • Atención comunitaria y familiar
  • Asistencia a refugiados y asilados
  • Protección infantil y juvenil
  • Defensa de los Derechos Humanos
  • Atención a personas de la tercera edad
  • Promoción deportiva y educativa
  • Actividades culturales diversas
  • Cooperación para el desarrollo
  • Reinserción social
  • Atención a las minorías étnicas
  • Atención a la diversidad sexual
  • Asistencia a personas con discapacidad

Sin embargo, se debe dejar en claro que las empresas que si tienen ánimo de lucro, aun y cuando se dedican a alguna de las actividades ya mencionadas, si deberán para el IVA en sus liquidaciones trimestrales.

Diferencias entre asociación y fundación

En el momento en que se piensa registrar una organización, surge la duda si hacerlo como una asociación o una fundación, ya que algunas personas desconocen en qué se diferencian estas dos entidades, que a pesar de buscar un bien para la sociedad, existen diferencias marcadas entre ellas. 

Aportes económicos

Quienes deseen constituir una asociación, no tienen que aportar ninguna cantidad de dinero para ello a diferencia de las fundaciones, para lo cual se requiere de una cantidad que alcance los 30.000 euros en bienes y derechos de cualquier tipo, aunque puede ser de una cifra inferior si es bien justificado.

Figura que las rigen

Dentro de una asociación los socios de esta conforman la Asamblea General, que es la máxima figura que los rige como órgano de gobierno, teniendo dentro de sus obligaciones reunirse al menos una vez al año. 

Además, dentro de las asociaciones también deben existir otros órganos de representación, los cuales tienen que quedar establecidos en la directiva de la Asamblea, teniendo a su cargo velar por los intereses de la misma.

Las fundaciones por su parte, tienen la figura del patronato como órgano de gobierno, quien se encarga de representarla legalmente y está conformado por al menos tres miembros de esta, de los cuales uno de ellos debe ser elegido como presidente.

Adicionalmente, otra persona tiene que asumir la figura de secretario, aunque no tiene que estar obligatoriamente dentro del patronato. Los tres cargos del patronato deben ser aceptados mediante escritura pública.

Fines

En el caso de una asociación, se trata de un grupo de personas que se unen para conseguir un fin, que bien puede ser con o sin ánimos de lucro.

Para las fundaciones es distinto. Las leyes españolas establecen que las fundaciones deben tener un fin que beneficie a una colectividad genérica, como puede ser garantizar sus derechos civiles, desarrollo de investigaciones, fines tecnológicos, entre otros.

Bajo ninguna circunstancia una fundación puede ser utilizada para beneficiar de alguna forma al fundador u otras personas que estén vinculadas a él. 

Legislación

La Ley 1/2002 del 22 de marzo, es la que regula el Derecho de Asociación en general, pero algunas otras asociaciones tienes su legislación específica, como es el caso los partidos políticos, sindicatos, comunidades religiosas, entre otras.

Mientras que las fundaciones son un derecho ciudadano contemplado en el artículo 34 de la constitución española, además de estar reguladas por la ley 20/2002 del 26 de marzo, en cuanto a la obligación de utilizar su patrimonio para fines que sean de interés general.

Constitución

Para realizar la constitución de una asociación, no existe límite alguno, pueden realizarlo personas físicas y jurídicas, sean estas últimas privadas o públicas, bajo el cumplimiento estricto de los requisitos establecidos para ello.

En sí, se necesita de tres personas físicas / jurídicas o más, quienes se ponen de acuerdo para conseguir mediante la asociación una finalidad lícita, de interés general o particular, comunes, siempre bajo los estatutos establecidos en esta.

A través del acta fundacional de la asociación, se tiene que establecer la aprobación de cada uno de los estatutos que la constituyen, que bien puede ser un documento público o privado, dándole así plena capacidad y personalidad jurídica, que posteriormente deberá inscribirse ante el Registro de asociaciones a efectos de publicidad.

Por su parte, la constitución de una fundación se tiene que hacer mediante escritura pública para que adquiera personalidad jurídica, o bien puede ser constituida por medio de un testamento, cumpliendo así con la voluntad de la persona fallecida.

Retribución de los cargos directivos

Quienes estén en la parte directiva de una asociación pueden verse recompensados monetariamente por el cumplimiento de sus funciones o también pueden hacerlo de forma gratuita, mientras que en una fundación no existe retribución alguna para quienes están en el patronato.

Contabilidad

El panorama contable para las asociaciones es más sencillo, ya que estas no tienen que presentar sus libros de contabilidad  ni sus cuentas anuales de manera obligatoria, a menos que sean solicitadas por las entidades de Utilidad Pública.

Por otra parte, las fundaciones tienen la obligatoriedad de presentar todo su estado contable hasta seis meses después del cierre del ejercicio fiscal.

¿Cómo convertir una asociación en fundación?

En algunas ocasiones, después de que una organización decide constituirse como una asociación, en función de sus proyectos y lo experimentado en el camino, se plantean la posibilidad de cambiar o convertirse en una fundación, pero desconocen cómo hacerlo y cuáles son los posibles escenarios para conseguirlo.

Formas en constituir una asociación en fundación

Jurídicamente, al día de hoy no hay una norma que estipule cómo se puede conseguir este cambio, pero si hay dos escenarios posibles para lograrlo y esos son:

  • Coexistencia entre la asociación y la nueva fundación
  • Extinción de la asociación y sustitución por la fundación

A través de estos escenarios las organizaciones podrán conseguir lo que se han planteado, convertirse en una fundación de alguna forma, lo que implica una serie de paso a seguir que son importantes conocer a detalle.

Coexistencia entre la asociación y la nueva fundación

En este primer escenario la asociación seguirá funcionando con normalidad y se constituirá adicionalmente la fundación para que conviva con ella.

Para poder conseguir esto se tendrá que emplear una cantidad mínima de 30.000 €, necesarios para la constitución de una fundación y que tiene que ser acordada en la Asamblea General de la asociación.

Para conseguir lo anteriormente mencionado, se tienen que seguir los siguientes pasos:

  • La asamblea General de la asociación tendrá que celebrar una reunión donde se decida cuáles serás los bienes que formarán la dotación fundacional en la nueva constitución que se realizará.
  • Dicha reunión tendrá que tener el Quórum necesario según los estatutos de la asociación, para poder acordar la constitución de la fundación.
  • Una vez que se haya aprobado, podrá dársele curso al proceso de constitución de la fundación.

Cuando comience la redacción de los estatutos que regirán la nueva fundación, en estos se podrá estipular cómo será la convivencia de ambas entidades, reflejando así si la asociación tendrá o no presencia en el patronato de la fundación.

Extinción de la asociación y sustitución por la fundación

El segundo escenario posible es que se extinga la asociación, siendo sustituida por una nueva fundación a la que se le cedan todos los activos y pasivos relacionados con la organización en cuestión.

Todo este proceso solo se puede conseguir mediante la aprobación de la Asamblea General de la asociación, o bien podría hacerlo algún otro órgano competente, según lo estipulado en los estatutos de la organización.

Una vez que se inicie el proceso, se cederá todo el patrimonio en bloque de la asociación a la fundación, por lo que será necesaria la disolución de la primera, pero sin tener que liquidarla.

Si bien no se encuentra en ninguna ley la norma al respecto, se pueden adoptar las cautelas estipuladas en el art 117 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada (LSRL), donde en detalle se regula todo lo referente a la cesión global de activos y pasivos, que es lo que se estaría haciendo en este escenario.

Para conseguir lo anterior, es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Lo primero que se tiene que realizar es consultar y tener la aprobación del Registro de Asociaciones y del Registro de Fundaciones para concretar el proceso.
  • Una vez que se concrete el paso anterior, en el seno de la asociación se tiene que someter a votación la constitución de la fundación y quiénes serán los encargados de esta, así como también tendrán que aprobar a disolución sin liquidación de la asociación, bajo la figura de cesión de su patrimonio en bloque a la fundación.
  • Acto seguido, se deberá publicar el acuerdo en un periódico de gran circulación, la puesta a disposición de los acreedores de la asociación, quienes a partir de esa fecha tendrán un mes para oponerse a la cesión
  • Si no existiera ninguna oposición, se podrá constituir formalmente la fundación según el acuerdo que se adoptó en la Asamblea General de la asociación o por el órgano competente.
  • Luego, se otorgará la escritura donde se señalará la disolución sin liquidación de la asociación.
  • Quien haya sido elegido como responsable para registrar la fundación, deberá comunicar al protectorado la cesión global de patrimonio  por parte de la asociación, donde se asimila dicha cesión como una donación onerosa (una de las opciones), y que es aceptada por el patronado de la fundación.
  • Posterior a ello, se tiene que inscribir el acuerdo de disolución sin liquidación de la asociación, el cual se realiza ante el Registro de Asociaciones correspondiente.
  • También ante el Registro de Fundaciones correspondiente, se realizará el otorgamiento de la escritura de dotación fundacional. 
  • Finalmente, se hará el cambio de titularidad en los registros respectivos y se comunicarán a las partes involucradas.

Si todavía tienes dudas sobre cómo constituir una fundacióno quieres que nuestros abogados y asesores te ayuden o se hagan cargo de la gestión jurídica y fiscal, no dudes en contactar con nosotros.